• https://wapa.pe/entretenimiento/1380914-carta-amor-palabras-bonitas-decir-adios-carta-amor-enamorados

Carta al verdadero amor: esta historia te enamorará en Navidad

Hay historias de amor que no continúan

En la vida real no ocurre como en las películas románticas o novelas. Resulta que el amor no lo puede todo y así nos encontramos con amores imposibles, historias de amor que acaban por factores externos a la pareja, o que terminan antes de tiempo.

Es así que, en el siguiente párrafo te dejamos un escrito para aquel amor que marco nuestra vida pero que circunstancias de la vida no pudo continuar. ¡Disfrútalo!

Carta al amor que se fue:

Por: Estrella Gonzales

Enamorarse es algo tan hermoso cómo cualquier experiencia de amor. Debo confesar que es mi estado favorito, aunque para ser honesta, yo no me enamoro fácilmente.

Todos nos enamoramos varias veces en la vida, pero de manera diferente. La primera vez que lo hice fue la ilusión más linda que tuve, pensé que lo podía todo pero no fue así, terminé con el corazón roto y llorando descontroladamente cada noche, juraba que no me enamoraría otra vez pero pasó, después de tiempo me enamoré de alguien que conocí en el bus, un encuentro diferente, así como en las películas pero no terminó nada bien, la situación se volvió muy dañina, las frases violentas y el trato no me hacía bien, cuando se acabó lloré mares, el corazón confundido partido en mil nuevamente. Después de casi dos años le huía a este sentimiento o quizás sea porque nadie me interesó lo suficiente como para arriesgarme nuevamente. Pero hubo alguien que fue la excepción a mis reglas, que alboroto mi mundo con comentarios inteligentes, con su tranquila temeridad y todo lo que creía antes, me pareció vano y vacío. Me enamoré perdida, profunda y locamente de él, descubrí que esto no había sentido anteriormente y que no tenía la remota idea de que podía existir un amor así.

pareja

Él y yo nos conocimos en el momento en que nos teníamos que conocer y llegó justo en el momento de mi vida dónde no me faltaba nada, eso era mentira, siempre me faltó él. No recuerdo la fecha exacta, pero sé que fue en verano, no conocía nada sobre él y ahora tengo sus lunares grabados en mi mente. No tenía idea de dónde íbamos a llegar, pero su presencia hizo que les salieran alas a mis pies y que sólo quiera flotar.

En un momento pensé que el amor tenía que doler, tenía que hacerme llorar para sentirlo real, estaba equivocada. El amor es más que eso y con él lo descubrí, a pesar nuestras muchas diferencias. Mi lado frío se descongela cuando estoy cerca y me arriesgue sin pensar en las consecuencias. No hay comparación alguna de lo que sentí antes.

Él tiene el tipo de ojos que podría contener el sol, la luna, y las estrellas; al mismo tiempo siento que tiene más que galaxias, universo; pero, sobre todo, en sus ojos, si mirara profundamente podría encontrar mi corazón.

Es la persona más hermosa que conocí, físicamente también lo es, pero quiero escribir de su alma; y puedo asegurar que tiene el alma de niño más adorable que me tocó ver. Me enamoré de cada parte de lo que fui conociendo de él, sus gustos raros, su inteligencia, su manera de analizar todo, de cómo arquea la ceja cuando esta disgustado o la expresión que tiene en el rostro cuando se empalaga de algo, o cuando me habla del póker, de las cosas que le gusta hacer, me gusta verlo bailar porque disfruta a cada paso y escucharlo se convirtió en mis momentos favoritos, y lo admiro.  Admiro lo que hace, como se expresa, la forma que me hace reír, pero, sobre todo, admiro el gran ser humano que es, lo mucho que vivió, que aprendió, que lo que va superando cada día. Nunca pretendí que cambié, abracé sus manías más difíciles de tratar y hasta lo más tierno que puede llegar a ser.

Pocas veces estábamos de acuerdo y también peleábamos, no nos hablábamos por horas o terminábamos resolviéndolo entre las sábanas; no importaba nada, sólo solucionarlo porque a pesar de eso, él y yo estábamos locos el uno por el otro.

Las cosas no salieron tan bien cómo pensábamos y a pesar de que ahora no estamos juntos, haber compartido con él momentos increíbles se quedan en mi memoria y de vez en cuando compartiré nuestra historia.

Disfruté mucho pasar el tiempo con él, inclusive si solo estábamos en silencio o sentados hablando de la nada. Y me sigue gustando su nariz, sus cejas o la forma tan bonita en la que sonríe; y extraño la manera en la que me miraba a los ojos tan directamente y decía que me quería. Y la mejor sensación desde que lo conozco era la manera en la que le hacía reír, sentí que mi compañía le hacía feliz, eso es lo que deseo para él, que sea feliz. Y cuando se reía de mis chistes, de alguna anécdota o de mi torpeza, me daba ganas de pasar mucho más tiempo con él, tal vez el resto de mi vida para poder ver esa sonrisa en su rostro porque lo que más quiero es que sea feliz.

Nuestras diferencias hacían que esto, en ocasiones, sea un desastre, pero era nuestro desastre y era un desastre hermoso. Me hacía feliz y a la vez me daba un poco de miedo, era ahí donde me di cuenta que era exactamente lo que necesitaba.

Tengo un montón de motivos por la cual quería que se quedara, tal vez somos distintos y pensamos diferente, tal vez comentemos errores o nos hacemos daño, no somos perfectos, pero aun así podíamos llegar a estar de acuerdo en algunas cosas. Me gustaban nuestras diferencias por encima de todo. Eran terriblemente bellas, pero más bello era el arte de hacerlas encajar a la perfección, como si fuera una sola cosa.

novios

No tengo resentimiento porque sé que lo que tuvimos fue hermoso; los sentimientos no se borran en un día ni un mes y a veces simplemente no se borran. No buscaba nada y encontré todo. Él me dio ese amor bonito que despierta el alma, que te hace temblar las rodillas, que te da seguridad, tranquilidad. Ese amor que alegra el corazón, la mente y el ánimo. Eso me dio él y no puedo estar más agradecida, es el mejor chico que he podido conocer y ha sido un placer haberlo besado tanto, aunque ahora extrañe jodidamente sus labios y sus besos que me hicieron adicta a él.

Le agradezco infinitamente por todas las alegrías, peleas y locuras. Eres más que un libro dedicado, más que unos versos, más que cualquier cosa que me pasó antes. Eres especial, nunca lo dudes.

L.M.

No sé si llegues a leer esto, pero debo confesarte que para mí eres y siempre serás el amor de mi vida, así no estemos juntos.

Con todo mi cariño, mi aprecio y mi amor.

pareja

Te puede interesar