Después de meses de calor, la piel necesita cuidados especiales para rehidratarse por dentro y por fuera. A continuación te ofrecemos sencillos consejos.

 Hidrátala por dentro
Consume alimentos ricos en vitamina A, C y E.
Consume pescados ricos en Omega 3. 6 y 9.
Bebe al menos 2 litros de agua.
Reduce el consumo de embutidos, sodas, quesos, alcohol y tabaco.

Exfolia tu piel
La forma más natural, rápida y económica de exfoliar tu piel es usar una toalla seca y frotar la piel en seco, sobre todo en las áreas de los codos y rodillas donde hay más células muertas.

Sométete a un peeling
Para eliminar la capa cornea, que es la más superficial y que más ha recibido el impacto de la vida al aire libre y el sol, los peeling son una excelente opción, pues el resultado es una piel más suave al tacto, un tono más homogéneo e imperfecciones menos visibles.

Elige una buena crema
Elige una crema que se absorba, que no sea grasosa y que no deje una sensación de tirantez.

Prepara una loción hidratante
Otra alternativa para ayudar a reparar tu piel es mediante una loción hidratante que tú misma puedes hacer, sólo necesitas: 1/2 taza de agua destilada, 5 gotas de aceite esencial de limón y 3 cucharaditas de glicerina.

Para prepararla, sólo debes colocar los ingredientes dentro de una botella, agitar enérgicamente hasta que se integren todos los ingredientes. Para aplicar, moja un algodón y pásalo sobre tu piel.

¡Cuida tu piel y luce más joven!

Te puede interesar

SÍGUENOS