Ingeniera Civil y la recuperación económica post Covid-19

Una de las carreras con mayor demanda previo a la pandemia, ahora apunta a que tendrá un papel importante en la reconstrucción económica tras la llegada del COVID-19.  

Con el parón que ha sufrido la economía tras la emergencia sanitaria que nos produjo la COVID-19 hay diversas carreras universitarias que son las llamadas a liderar y apoyar la reconstrucción económica del país, una de ellas la ingeniería civil.   

La Ingeniería Civil seguirá siendo la carrera más cotizada en los próximos años.  Y es que uno de los motores de a la reconstrucción económica será el sector inmobiliario. Antes de la llegada de la pandemia diversos especialistas apuntaban que nos encontrábamos ad portas de un nuevo boom de la construcción, impulsado por el sector inmobiliario y la tendencia hipotecaria del mercado nacional.   

Dicen los expertos que gracias a la menor tasa hipotecaria del programa “MiVivienda Verde” (programa estatal) y por la mayor demanda de nuevas unidades habitacionales, el Perú empieza a retornar nuevamente al famoso Boom de la Construcción, en el que estuvo hacia algunos años.

Con una economía paralizada en seco por la emergencia sanitaria, ahora la reactivación se está llevando de a pocos con ofertas y promociones que estarían activando el sector inmobiliario y que podría fácilmente tener una demanda de ingenieros civiles en los años por venir.

Es por eso hoy más que nunca el invertir en esta carrera en un centro de estudios con todas las acreditaciones es una de las mejores decisiones a tomar. Un ejemplo es la Universidad San Juan Bautista que ha logrado la acreditación de calidad por parte del Instituto Nacional de Calidad (INACAL) en tres de sus laboratorios de ingeniería civil ubicados en Chorrillos, Ica y Chincha.

Las construcciones en distintas zonas de Lima y provincias parecen catapultar tanto el sector inmobiliario como construcción, aumentando el interés de desarrolladores inmobiliarios y creando círculos virtuosos de prosperidad.

Con el devenir de los años y con las buenas decisiones tomadas en los sectores que impulsaran la reactivación económica, sin duda el 2020 con una educación universitaria remota, será el punto de quiebre para una educación moderna que logre sobrepasar la emergencia sanitaria presentando profesionales de una gran calidad en el mercado de la ingeniería civil.

Te puede interesar

SÍGUENOS