Consejos para limpiar relojes de pulsera hechos en acero

Los relojes deben ser limpiados con cierta regularidad y con delicadeza, para que mantengan una apariencia agradable y luzcan como nuevos.

La característica resistencia del acero lo hace un metal propicio para la confección de relojes de pulsera. Además, resulta tan fácil preservar los objetos hechos a partir de este material que es posible mantener por tiempo indefinido el aspecto vistoso que tienen. Hasta en los casos de suciedad persistente, existen métodos apropiados para lograr ponerlos a salvo de corrosiones indeseadas.

En el caso específico de los relojes, lo que más nos interesará es cuidar el brillo natural que tienen. Con limpiarlos con cierta regularidad y con delicadeza, conseguiremos que tengan una apariencia agradable para que parezcan siempre como nuevos. 

Te puede interesar: Consejos para elegir el terno adecuado

1. Limpiar la superficie con un paño

Eliminar el polvo que se puede acumular en algunas partes de nuestro reloj es muy importante puesto que si éste se acumula progresivamente, puede causar daños no sólo en el exterior sino también el mecanismo interior de el. Para esto tenemos que conseguir un paño suave, generalmente los que se destinan a limpiar vidrios son los que más se adecuan para esta tarea. Al proceder con la limpieza, tenemos que intentar hacer movimientos circulares sobre la superficie de acero.

2. Utilizar un líquido limpiador de vidrio o el vinagre

Hay muchos líquidos para limpiar vidrio que son útiles también para otorgar a nuestros relojes su brillo original. Lo que tenemos que hacer es salpicar un poco de estos líquidos a un paño delicado para, posteriormente, poder pasarlo por el reloj. Hay que tener atención a únicamente humedecer y no mojar el tejido o paño que utilizamos pues, de lo contrario, podríamos dañar nuestro reloj. En alternativa a este método, existe uno que es más natural: la limpieza con el vinagre que es considerado un eficaz quitamanchas de múltiples objetos. Lo que también se suele hacer es mezclar el vinagre con el agua para obtener mejores resultados.

3. Remojar la pulsera del reloj en un líquido limpiador de vidrios

Para aquellos relojes que se encuentren en un estado más descuidado, la limpieza con un paño no siempre será suficiente, por lo que es necesario emplear formas más directas de mejorar la apariencia del reloj hecho en acero. Así pues, es recomendable sumergir entre unos diez a quince minutos la pulsera del reloj. Atención: únicamente la pulsera y no la cara del reloj pues esto lo dañaría seriamente, sea éste un reloj analógico, digital o mixto. Después de pasados los minutos indicados, es siempre bueno limpiar toda la pulsera con un cepillo o una brocha o pincel. Igualmente como con el paño, existe la posibilidad de utilizar vinagre o vinagre mezclado con agua.

4. La utilización de dentífricos para remediar los rasguños y raspones

Al igual que el vinagre, el dentífrico es un limpiador casero muy bueno. Se recomienda su uso en relación a objetos de plata y es igualmente provechoso para aquellos hechos en acero. Particularmente, se utiliza para los relojes de acero porque al no ser un líquido, nos permite más versatilidad en el proceso de limpieza, ya que no nos tenemos que preocupar tanto de mojar los mecanismos internos del reloj. El dentífrico resulta de gran utilidad a la hora de eliminar leves rasguños y raspones.

También puedes leer: Consejos para evitar las arrugas 

Te puede interesar