Este hombre de 93 años nos demuestra que el amor verdadero sí existe [VIDEO]

Si eres de los que duda del amor verdadero, esta historia te hará recuperar la fe en las parejas que duran para siempre y que hay amores que son inmortales

Clarence Purvis es un hombre que tiene 93 años de edad y vivió con su esposa Carolyn más de 60 años , la pareja tuvo hijos y llevaron una larga y hermosa vida llena de felicidad, ella falleció hace cuatro años, sin embargo su recuerdo sigue presente en el corazón de su amado, quien a pesar de haberla perdido la extraña y ama cada día más.

NO DEJES DE LEER: Cinco estereotipos que necesitas dejar atrás para encontrar un amor verdadero

Por más de 13 años los esposos Purvis han ido a desayunar todos los días al mismo restaurant en Georgia, luego de la muerte de Carolyn su amado decidió que ella lo acompañaría a desayunar hasta el último de sus días y vaya que es así, pues este abuelo ahora lleva una foto de su esposa al mismo lugar donde siempre fueron y que de esta manera lo acompañe su recuerdo.

El gesto de amor de este hombre ha conmovido a todos los clientes del restaurant, propiedad de Joyce James.

"El es parte de este restaurante, le pregunté a mi esposo, si algo me llegara a pasar, ¿pondrías mi foto en la mesa?" Él contestó "no lo creo amor, te amo, pero puede que eso sea mucho".

Muchas personas le han dicho a Clarence que puede encontrar una pareja para no estar solo y él piensa que si le llegara a preguntar a su mujer, ella le daría permiso, sin embargo este hombre ya no quiere nadie más.

Ahora tiene 93 años y toda su vida trabajó arreglando los carros de otras personas, siempre daba el mejor precio y era el mejor mecánico así que ganó muchos amigos y clientes, quienes le han sugerido que no debería estar solo. Ahora que ya no tiene que trabajar, se mantiene muy activo, algunas veces trabaja arreglando el pasto de la iglesia para los vecinos pero casi siempre lo hace gratuitamente.

NO DEJES DE LEER:"Lo que sucederá cuando encuentras al verdadero amor de tu vida"

Además de su trabajo de caridad, este señor maneja su Mercury al cementerio de Glennville, tres o cuatro veces por día para ver la tumba de su esposa, todo el barrio lo conoce  y lo saluda cuando maneja su auto. Cuando le preguntan por qué va tanto al cementerio, este hombre contesta "Vengo como 125 veces al mes, la amaba muchísimo. la extraño bastante y pienso que así ella sigue conmigo".

Te puede interesar