Fue atacada por un animal y los médicos lucharon por salvarla, 14 años después su vida cambió gracias a las cirugías [FOTOS]

Los médicos lucharon para salvarle la vida tras la gravedad de las lesiones y debido a la irresponsabilidad de los padres, estos perdieron la custodia de la niña.

Esta historia demuestra lo importante que es no quitarle los ojos de encima a los niños porque, ante cualquier descuido, están expuestos a diversos peligros, tal como le pasó a Charlotte, una chica quede pequeña perdió gran parte de su carita al ser atacada por un animal salvaje.

NO TE PIERDAS: 

Charlotte Ponce es una adolescente que lleva varios años tratando de recuperar su rostro. Cuando apenas tenía tres meses, sufrió un terrible ataque que la marcó de por vida. Sus padres dejaron a la bebé durmiendo en su cuna y con su biberón al lado. El olor de la leche atrajo a la mascota que tenían, un mapache, el cual se subió a la cuna y ocurrió la tragedia.

En el ataque Charlottte perdió la oreja derecha, su nariz, el labio superior y parte de la mejilla. Los médicos lucharon incansablemente para salvarle la vida debido a la gravedad de las lesiones y como consecuencia de la irresponsabilidad de los padres, estos perdieron la custodia de la niña y de su hermanito.

Mientras crecía, la niña se acostumbró a entrar al quirófano para pasar por diversas cirugías de reconstrucción facial. Ahora Charlotte tiene 14 años y podrá empezar a llevar una vida normal gracias al equipo del Dr. Kongkrit Chaiyasate, de la Clínica Craneofacial de Beaumont (Michigan), que ya desde el 2012 han trabajado en reconstruirle la nariz que perdió siendo un bebé.

Además, ella ya puede cumplir su sueño de llevar aretes. Se extrajo cartílago de las costillas de la chica y se injertó en el brazo donde se desarrollaría una nueva oreja para luego ser trasplantada al área del oído y reemplazar la que perdió cuando era bebé.

TAMBIÉN PUEDES VER: 

Gracias a la increíble labor del equipo médico que la trató, hoy ella poco a poco está recuperando su rostro y aún le quedan intervenciones por afrontar. Ella nunca perdió la esperanza y hoy su sueño es convertirse en una ingeniera biomédica para poder ayudar a otras personas que hayan perdido partes de su cuerpo o del rostro.

Te puede interesar