¡Atenta! 11 razones por las que subes de peso aunque hagas dietas o ejercicios

Existen varios factores por las que tu dieta y los ejercicios no están dando los resultados esperados. Descubre algunos motivos en esta nota. 

Si estás haciendo dietas continuas o realizas horas de ejercicio y nada parece funcionar a la hora de bajar de peso, entonces hay algo en tu rutina diaria que no estás haciendo bien y, aunque no lo creas, esto es común.

NO TE PIERDAS: Siete errores nutricionales que pasan desapercibidos hasta por los que comen sanamente

Por eso, querida Wapa, te dejaremos ochos motivos que podrían estar frustrando tu esfuerzo por bajar de peso.

1. No comer lo suficiente

Realizar una dieta no es restringirse alimento, sino encontrar su reemplazo a aquellas que no se deben incluir demasiado en nuestras comidas. Al no ingerir lo necesario solo provocamos que el metabolismo se ralentice y quemamos menos calorías, por eso te cuesta adelgazar.

2. Saltarse una comida

Esta es otra de las razones del por qué la dieta no está funcionando, ningún nutricionista recomienda saltarse las comidas del día, es más, lo dividen hasta en cinco raciones variadas aunque en menor cantidad. Evita no comer a tus horas.

3. No controlar el tamaño de cada porción

Este punto incide en el anterior, pero es necesario. Si comes tres comidas al día no pueden ser de la misma cantidad que las que ingieres en cinco raciones o viceversa, aunque sea de frutas y verduras. Dieta variada con porciones razonables.

4. Demasiado estricta con la dieta

Esto está relacionado a los puntos anteriores, pero sucede cuando se quiere bajar con tantas ansias a costa de menor esfuerzo. Las dietas drásticas son peligrosas y causan, entre otras cosas, problemas digestivos que terminarán por minar la idea de bajar de peso.

5. Tu dieta no es tan balanceada

Como lo explicamos en el primer punto, no se trata de eliminar alimentos, por ejemplo los carbohidratos son muy buenos si estamos haciendo ejercicios a la par, pero recuerda que las porciones son pequeñas. Si estás de reposo puede cambiarlo por proteínas y vegetales, no suprimirlos.

6. Bebidas azucaradas

Las bebidas cabonatadas, batidos, jugos de frutas o infusiones con azúcar pueden aportar calorías demás, reduce su consumo si estás realizando ejercicios, reducir el azúcar o cambiarlo por agua son mejores opciones.

7. No dormir lo adecuado

Muchos estudios coinciden en que dormir poco y a altas horas generan aumento de peso, el metabolismo de nuestro cuerpo funciona más lento y la sensación de saciedad también se retrasa provocando mayor ingesta de comida. Siete horas es el mínimo recomendable por la OMS.

8. Estrés

El estrés y la ansiedad son factores que incrementan el apetito y segregan la hormona cortisol, el cual provoca acumulamiento de grasa en el abdomen. Evítalo encontrando actividades que rompan con el sedentarismo, el gimnasio es de gran ayuda y complementa la dieta.

9.  Enfermedades o medicamentos

Sin saberlo, alguna enfermedad podría estar influyendo en tu peso, una de ellas es la alteración de la glándula tiroides. Además, si estás consumiendo medicamentos tienes que revisar si alguno podría impedir la disminución de peso y, ojo, no te automediques.

10. Consumo de alcohol

Las bebidas alcohólicas tienden a hinchar el cuerpo, pero existe solo un licor que podría no afectar tu cuerpo y es el whisky en pequeñas cantidades… ¡No toda la botella!

TE PUEDE INTERESAR: ¡Libérate del sostén! Estos son los ejercicios que debes hacer para tener unos pechos firmes

11. Tu entrenamiento no es el correcto

El ejercicio continuo, moderado y variado ayuda a bajar de peso, si haces cardio y no usas pesas, entonces no te estás ayudando. La recomendación es hacer cardiovasculares combinado con pesas para quemar grasas y construir el músculo. 

Te puede interesar