Cinco posturas más románticas para hacer el amor en San Valentín

Haz de este día uno lleno de pasión con las cinco posturas más románticas para hacer el amor en San Valentín y disfruta de una excelente noche.

Así seas de las grandes partidarias del Día del Amor y la Amistad o toda una anti-San Valentín, tienes que aceptar que es una excelente ocasión para intentar algo especial con tu pareja. Y no, no nos referimos a cocinarle por primera vez ni a organizar una velada mágica, sino a sorprenderlo como nunca en la cama.

NO DEJES DE LEER: Estas son las 20 posturas más románticas para hacer el amor [FOTOS]

Haz de este día uno lleno de pasión con las cinco posturas más románticas para hacer el amor en San Valentín.

Directo al Punto G

Si se trata de maximizar el placer, definitivamente deben intentar esta posición. Además de incluir una penetración profunda y estimular ese punto mágico, tendrá acceso directo a tu clítoris, una fórmula perfecta para culminar en el orgasmo. Pídele que se arrodille y tú comienza por acostarte boca arriba y levantar las piernas hasta descansar tus tobillos sobre sus hombros. Ojo con los movimientos, pídele a tu chico que se mueva de lado a lado y de arriba hacia abajo con la ayuda de sus rodillas para un mejor contacto con la pared vaginal.

Doggy style

Aunque es categorizada como una de las posiciones clásicas, te sorprenderá saber que muchas parejas la olvidan por quedarse en la típica de misionero.  Además de que fomenta una penetración profunda que llegará hasta tu cérvix, al sexo masculino le fascina la vista, si les cuesta trabajo mantener el ritmo, dobla tus brazos y baja un poco tu espalda en lo que toman fuerza. Y no olvides contraer tus músculos pélvicos,  te espera una grata sorpresa.

La carretilla

Para hacer de esta pose la más placentera, añade un cojín y sostente de tus antebrazos en vez de las manos solamente. Pídele a tu chico que te tome de los tobillos y te levante ¿Y los beneficios? Sin duda sentirás una mezcla de emociones, desde un poco de vértigo hasta el placer de la penetración. Eso sí, recuerda mantener la mirada hacia arriba para evitar mareos.

El proyectil

Si te gustan los retos, definitivamente debes probar esta postura. En vez de estimular tu cérvix, como en la de perrito, su pene dará justo en el punto G y tu pared frontal. La clave para lograr esta pose está en el ‘enganche’: Comiencen sentados sobre la orilla de la cama, tú dándole la espalda y una vez que estén listos, pídele que se levante. Cierto, no es una posición fácil, pues requiere mucha fuerza suya en las piernas y tuya en los brazos, sobre todo para lanzarte hacia adelante al final, pero te aseguramos que todo ese esfuerzo habrá valido la pena.

TE PUEDE INTERESAR: Cinco poses del kamasutra para hacerlo en el auto

El escondite

El verdadero reto es la preparación, pero una vez que él esté dentro de ti será de lo más fácil lograr la fricción necesaria para terminar en el orgasmo. Pídele que se posicione en carretilla con los pies sobre la cama y las manos –o antebrazos- sobre el suelo. Colócate debajo de él con los glúteos levantados y acomoda la penetración. La ventaja reside en que tanto tú como él tendrán de donde impulsarse. ¡Pero cuidado! No querrán hacerlo al mismo tiempo, pues irán en direcciones contrarias.

 

Te puede interesar