Tres cosas que no debes olvidar cuando vas a comprar zapatos para tus bebés

¡Comprar ropa para nuestros pequeños es divino! Queremos que estén lindos y muchas veces nos guiamos más por los colores o las formas antes que por la comodidad de nuestro pequeñito o pequeñita. Pero hay cosas que no podemos pasar por alto porque ellos pueden salir perjudicados.

Hoy te damos tres consejos que no debes olvidar cuando de comprar zapatos para bebé se trata. Síguelos y verás que no solo se verán lindos, sino también muy contentos y cómodos.

CUIDADO CON LA TALLA

Es la típica frase que escuchamos en boca de todos: "Cómprale un par de tallas más para que le dure". Y esto no es bueno para  tu pequeño porque si el zapato es demasiado flojo no podrás caminar bien y podría ocasionarle algunos problemas como caídas frecuentes, Trata de que el zapato sea de su talla, apenas un centímetro más del tamaño de su piecito. Recuerda que, según los expertos, sus pies crecen aproximadamente un número cada dos meses.

BUENO Y LIGERO

Para que no tenga problemas en sus primeros pasos debes tomar en cuenta que tenga un buen soporte y que la suela sea antideslizante. De esta forma evitas que sufra caídas y que su pie no se deforme. El zapato debe tener buen arco también para que su pie no se deforme.

Y cuando hablamos de un buen soporte no queremos decir que debe ser grueso y pesado. Recuerda que tu pequeñita o pequeñita hará un esfuerzo nuevo para andar con él y el exceso de peso le incomodará.

ESCOJAN JUNTOS

Trata de que tu pequeño se involucre en la elección. La experiencia de comprar puede ser un compartir importante, además que puedes reforzar su aprendizaje de palabras con él (colores, formas, pesos, etc). ¡Ah! Y no olvides comprar dos tipos de zapatos siempre: uno para salidas (más cerrados) y uno para descansos (más abiertos), de esta forma sus piecitos descansan y evitas sudoración y acumulación de bacterias.

Te puede interesar