No importa lo bien que cuides tu cara, los poros abiertos siempre pueden aparecer, lo que hace que aparezcan imperfecciones todavía más grandes. Si te están molestando los poros abiertos y las imperfecciones desagradables, te presentamos siete consejos para olvidarnos de este problema.

Toma nota:

1. Lávate la cara todos los días, teniendo cuidado de no lavarte de más: 

Los poros se agrandan cuando se tapan con polvo, aceite o bacterias, haciendo que se inflamen. Lavarte la cara con regularidad, pero no muy a menudo (una vez en la mañana y otra en la noche) ayudará a que tus poros se vean más pequeños y se sientan mejor.

2. Pásate cubitos de hielo por la cara:

Pasa los cubitos de hielo suavemente sobre tus poros por entre 15 y 30 segundos. Esto tendrá un efecto tensor sobre tu piel.

3. Haz una pasta de bicarbonato de sodio:

El bicarbonato de sodio ayuda a minimizar la apariencia de los poros mientras que combate el acné al mismo tiempo. Sin embargo, si tienes piel sensible, usa el bicarbonato con cuidado, ya que puede irritarte el cutis.

- Mezcla cantidades iguales de bicarbonato de sodio y agua tibia (2 cucharadas de cada uno) y haz una pasta.

- Usando un movimiento circular, masajea la pasta en los poros suavemente por alrededor de 30 segundos.

- Enjuaga usando agua fría.

- Usa este régimen como parte de tu rutina normal para lavarte la cara todas las noches por 5 a 7 días. Después de una semana de uso, reduce a 3 y 5 veces por semana.

4. Empapa una toalla pequeña con jugo de limón y piña:

Coloca la toallita firmemente sobre tu cara por un minuto. Luego enjuaga tu piel con agua tibia. El jugo de limón y el de piña contienen enzimas naturales que reafirman y tensan el rostro mientras que también purifican y aclaran la piel. Si tienes piel sensible, usa humectante antes, solo para asegurarte de que el cítrico no te reseque. El limón particularmente tiene la habilidad de limpiar y tensar la apariencia de los poros.

5. Usa un exfoliante suave:

Un exfoliante, en lugar de un jabón, generalmente contiene partículas muy pequeñas u otros implementos de masaje (piensa en carozos de albaricoque finamente molidos, por ejemplo) que ayuda a destapar los poros. Algunos exfoliantes suaves se pueden usar en lugar del jabón para la cara.

6. Prueba con una mascarilla de yogur. El yogur natural contiene ácido láctico y probióticos, que cuando se aplican a la piel ayudan a controlar las bacterias que causan el acné, reduciendo la apariencia del tamaño de los poros.

- Aplica una fina capa de yogur natural sobre la cara y déjala reposar por entre 5 y 10 minutos. Dejarlo más de 10 minutos puede irritar la piel.

- Usa el yogur alrededor de una vez a la semana. Como con la mayoría de las mascarillas, menos es más, así que no caigas en el engaño de pensar que necesitas exfoliarte constantemente.

7. Come bien y sanamente. Mantén una dieta rica en proteínas magras, granos integrales, frutas, verduras y ácidos grasos omega 3. Bebe mucha agua en lugar de bebidas azucaradas y cargadas de cafeína. Evita los excesos de leche y lácteos, que tienen hormonas que empeoran el acné.

NO DEJES DE LEER: 6 pasos para una limpieza de cutis en tu propia casa

Te puede interesar