¿Problemas para conseguir trabajo? Tu atractivo podría ser el problema, según la ciencia

La London Business School reveló a través de un estudio que el atractivo físico a veces suele ser un obstáculo para conseguir trabajo.

Un estudio publicado en Journal of Personality and Social Psychology confirma que muchas veces el ser guapo es un problema cuando se postula a determinados tipos de trabajos. La publicación realizada en esta revista analiza los estereotipos que los contratantes emplean inconscientemente a la hora de seleccionar.

LEE TAMBIÉN:10 recomendaciones que debes tener en cuenta al momento de buscar trabajo

La investigación que se realizó fue liderado por  Margaret Lee, de la London Business School, en esta se desarrolla cuatro estudios científicos para comprender cuánto afecta el grado de atractivo a la hora de ser contratado en un empleo considerado de “bajo nivel” para la sociedad y para probar esta hipótesis, los especialistas realizaron cuatro exprimentos que incluyeron más de 750 participantes.

En el mundo laboral, ser guapo tiene su lado negativo

El resultado de los estudios que realizaron arrojo que no siempre es bueno ser guapo, ya que al solicitar puestos que la sociedad  percibe como menos deseables, los postulantes físicamente atractivos pueden ser discriminados.

Según los científicos, este hecho se da porque las empresas buscan emplear a personas que estén satisfechas con sus puestos de trabajo. El perjuicio de que las personas atractivas tienen mayores expectativas salariales los lleva a creer que estos candidatos no estarán contentos, lo que hace que se eleven las probabilidades de no ser contratados .

NO DEJES DE LEER:Tres aspectos que debes de considerar a la hora de buscar trabajo

"Nuestra investigación sugiere que las personas atractivas pueden ser discriminadas en la selección de trabajos relativamente menos deseables. Esto contrasta con una gran cantidad de investigaciones que concluyeron que el atractivo, en general, ayuda a los candidatos en el proceso de selección", explicó Margaret Lee.

Te puede interesar